viernes, 4 de febrero de 2011

Noche cerrada

Noche de luto, de ausencia de luna y estrellas
¿dónde estáis, astros del cielo?
¿dónde estáis, espejos del alma?
los arroyos lloran vuestra ausencia,
los campos están negros...
Los olivos, apagados,
sus hojas impacientan.
Los ruiseñores quedan mudos,
los mares a sus olas atormentan.

Noche de infiernos y limbos,
reinos de las tinieblas...
¿Has huido, Tierra,
a otras galaxias de mundos oscuros,
de agujeros negros,
de simas profundas en el universo?
La oscuridad a la Tierra aplana;
no hay montañas, no hay ríos, no hay mares...
mi alma, angustiada, también os extraña.


(CAp.III, "De ahora y de siempre")

11 comentarios:

  1. Angustioso este poema donde el mundo entero parece haber caido en un agujero negro o en la nada, como en la historia interminable.

    Profundo y sufrido.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Siempre me gustó mucho esta poesía. Es terrible, pero así es la noche en ocasiones. La soledad, la oscuridad, son cosas que dan miedo de vez en cuando. Hermosa poesía, Jorge. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Jorge,esas noches son sempiternas,nos prueban la fortaleza interior y la fé en la vida...Menos mal que el alba pasa página y todo empieza de nuevo con la luz.
    Precioso poema,lleno de sugerente tristeza y desesperación.
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso,amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  4. Holla
    Soy un latinoAmérica
    Pasei acá leyendo en su Espacio Agradable, con mucho cariño.
    Tiega un Tiempo del Armonia, de la Paz y Alegría.
    Yo tiengo un blogue, estoy lhe invitando la visitar, y si posible seguirmos juntos por ellos.
    Vamos cambiar información, poesía és amizad.
    Ti espero acá.
    http://josemariacostaescreveu.blogspot.com

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Sólo quedan de tus versos el ocaso y la nada.... la oscuridad!!!
    Genial como todos los tuyos
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Jorge, que poema tan hermoso, lleno de dolor que grita en cada letra haciendo que mi alma recuerde una noche de antaño. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  7. Hay noches que se prolongan
    en el día y hay días que
    se prolongan en la nada,
    cuando esto ocurre
    sólo nos queda,
    el llanto en la palabra.

    Biquiños

    ResponderEliminar
  8. Excelente poema y parecería que la única manera de ver las cosas es de acuerdo a la forma en que nos sentimos; usted ha plasmado una de ellas. Un saludo

    ResponderEliminar
  9. La noche y yo también caminamos a menudo al unísono. Una descripción excelente, Jorge.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. noche oscura, poema bellísimo.

    un abrazo*

    ResponderEliminar
  11. Un poema lleno de imágenes que nos conducen al centro mismo de la angustia. Creo que es difícil explicar esa sensación tan abstracta, tan íntima y sin embargo la recreas con auténtica poesía.
    Besos.

    ResponderEliminar